George Takei: “No hay separación entre historia y horror”

George Takei es uno de los grandes nombres de The Terror: Infamy. No solo forma parte del reparto de la segunda temporada metiéndose en la piel de Yamato-san, también participó en su creación desde sus inicios, como consultor de la historia. En la siguiente entrevista Takei habla sobre la importancia de la historia que cuenta The Terror: Infamy y explica cómo comenzó su experiencia como internado en uno de los campos que muestra la serie.

P: Pasaste varios años de tu niñez en uno de los campos de internamiento de japoneses en los que se basa esta historia. ¿Qué pensaste cuando te enteraste del proyecto?

R: Alexander Woo me llamó y me dijo que estaba trabajando en un proyecto. Me contó que el argumento se centraba en torno al internamiento de Japoneses Americanos durante la Segunda Guerra Mundial, y le dije que de eso había estado hablando yo durante años. Me describió el proyecto y me quedé ensimismado por el concepto y la magnitud de la historia. Era épico, un proyecto totalmente innovador. Ha habido algún episodio de televisión que ha tratado el internamiento, pero lo ha hecho más como algo de fondo que como una historia por sí misma. Aquí hay 10 horas para examinar esta gran historia, y con esas 10 horas puedes conseguir mucha más profundidad.

P: ¿Cuáles son los elementos de la serie que se acercan más a la realidad dada tu experiencia?

R: La historia como tal. Hoy en día continúa habiendo muchos americanos que no conocen este capítulo de su propia historia y esta es una oportunidad para contar la emotiva historia de una familia. También muestra la historia de una generación inmigrante que trae consigo la cultura de la que proceden, y una más joven que prefiere adaptarse y dejar a un lado las creencias y supersticiones de sus padres y abuelos. Estos inmigrantes formaban parte de la clase trabajadora y llegaron a la Isla Terminal de California desde la Prefectura de Wakayama en Japón, justo al sur de Osaka. Como ocurre con muchos grupos inmigrantes, las personas del mismo lugar tendían a mantenerse juntos y precisamente eso ocurrió con la gente de Wakayama que vivía en la comunidad pesquera de Isla Terminal, manteniendo su lore y creencias y siguiendo el budismo japonés. En momentos de estrés, este era el pilar en el que se apoyaban. The Terror: Infamy es una auténtica representación de la comunidad japonesa americana de los años 20, 30 y 40.

P: ¿Había algo en concreto de tu experiencia personal que querías que estuviera representado en la serie?

R: Yo tenía cinco años. Acababa de ser mi cumpleaños, el 20 de abril de 1942. Poco después, en mayo, mis padres me despertaron muy temprano. También levantaron a mi hermano, que era un año más pequeño que yo. También tenía una hermana pequeña que aún era bebé. Nos vistieron rápidamente y nos dijeron a mi hermano y a mí que esperásemos en el salón. Cuando miré por la ventana vi a dos soldados dirigiéndose hacia nuestra entrada, con los rifles con bayonetas brillando por el sol. Llamaron a la puerta con sus puños y pareció que toda la casa se tambaleaba. Ordenaron a mi padre que saliera de la habitación, y mi hermano y yo le seguimos y nos quedamos de pie en la entrada. Mi madre salió con mi hermana pequeña en un brazo y una bolsa de viaje en otra, mientras las lágrimas caían por sus mejillas. Así comenzó nuestra experiencia de internamiento.

Nos metimos en un camión con otras familias japonesas americanas del vecindario. Por el camino recogimos a alguna otra familia y nos llevaron al hipódromo de Santa Anita. Cada familia se instalaba en una cuadra pequeña, maloliente y con camas. No había espacio para caminar por culpa de las camas, teníamos que andar sobre ellas para llegar a nuestra zona para dormir. Yo, un niño de cinco años, solo podía pensar en lo emocionante que era dormir donde dormían los caballos.

El mes pasado estuve en la San Diego Comic-Con presentando They Called Us Enemy, mi nueva biografía gráfica, donde hablo sobre mis vivencias de cuando era un niño de cinco años. Está dirigida a los americanos más pequeños, que absorben información incluso por los poros. Para adolescentes y pre-adolescentes, esta información formará parte de su conocimiento y se mantendrá con ellos.

Las escenas que tienen lugar cuando se muestra lo que ocurrió durante Pearl Harbor en The Terror: Infamy son muy fuertes visualmente. Realmente muestran el pánico, la confusión, la gente llamando a sus seres queridos… de manera muy poderosa. Eso es gracias a nuestro director Josef Kubota Wladyka.

GEORGE-TAKEI

P: Háblanos sobre tu personaje, Nobuhiro Yamato, y su papel con los otros personajes.

R: Era un anciano de la comunidad que vino a los Estados Unidos cuando aún era un hombre robusto y atlético. Era conocido como el campeón de boxeo con atún de San Pedro. Pescó un atún tan vivaz que tuvo que luchar con él para atraparlo. Entretiene a la gente con esas historias de señor mayor.

Antes de Pearl Harbor, vivía su vida al máximo, sentándose sobre su barco y contando historias a la gente. Inmediatamente después de Pearl Harbor formó parte del primer barrido, el 8, 9 y 10 de diciembre de 1941, en el que los “líderes” de la comunidad, como curas, profesores de japonés y el director del club de bonsai fueron catalogados como subversivos y encerrados. Mientras que sus familias fueron dejadas a un lado, viviendo en la confusión y el miedo, ellos fueron llevados a Dakota del Norte, a un campo de internamiento parte del Ministerio de Justicia. Grabamos en Vancouver, que sirvió para mostrar Dakota del Norte, así como otras localidades. Está considerada la parte templada de Canadá, pero te puedo asegurar que el invierno allí es crudo y lleno de dureza, y no tuvimos que interpretar el frío que teníamos.

Esta gente estaba aterrorizada por sus circunstancias y solo tenían la información que se susurraban entre ellos. Había verdadera histeria en este país, el racismo se expandía por toda la nación. Los EE.UU. también estaban luchando contra los alemanes e italianos, pero ningún alemán-americano o italoamericano fue recogido, gracias a Dios, porque se parecían al resto de americanos. Nosotros éramos visiblemente diferentes.

P: Además de la visible diferencia cultural en torno a la que se centra la serie, también hay una gran separación entre los japoneses americanos que crecieron en los Estados Unidos y aquellos nacidos en Japón. ¿Cómo afecta esto a los personajes y sus historias?

R: Durante la guerra hubo una gran separación entre los japoneses americanos. Por supuesto, la tensión generacional normal estaba ahí, pero fue acrecentada por el hecho de que, durante la guerra, hubo un cambio político. La generación nacida en América se vio forzada a demostrar su americanismo. Sus padres, nacidos en Japón, eran inmigrantes aterrorizados, torturados por la incertidumbre de su estado. Tenían que lidiar con el terror del internamiento y el terror de la tensión familiar.

P: ¿Qué aconsejarías a Chester, nuestro personaje principal que vio su vida cambiada por completo, si puedieras?

R: Yamato-san le habría dado un consejo en la América pre-Pearl Harbor. Después de Pearl Harbor, rodeados por esa insoldable incertidumbre, Yamato-san tiene sus propios valores culturales por los que intenta regirse. Él aconseja mediante el ejemplo, si acaso, porque no puede entender lo que está ocurriendo. Cuando era un adolescente, hablé con mi padre sobre esto, y me dijo que lo más terrorífico era lo desconocido. Cuando hay centinelas con pistolas delante no tienes ni idea de qué puede pasar en los próximos cinco minutos, o en la próxima hora, o el próximo día, por lo que Yamato-san no estaba en posición de dar consejos.

P: El elemento que une la antología The Terror es la colisión entre historia y horror. ¿Cómo se han unido ambos esta temporada?

R: Todo lo que necesitas es mirar la situación de nuestra frontera sur ahora mismo. La Historia está ocurriendo ahora, y es una historia horrorosa. Hay niños que están siendo separados de sus padres. Imagina ser un padre y ver cómo ponen a tu hijo en jaulas mientras te llevan a otro lugar. Eso está formando parte de la historia y es terror. No hay separación entre los dos, ya sea hace setenta y cinco años o ahora.

P: ¿Qué tienes más ganas de que vea la gente esta temporada?

R: Aumentar la concienciación de este episodio en la historia de Estados Unidos ha sido la misión de mi vida. Está mi biografía gráfica, They Called Us Enemy, para americanos más pequeños. Hace unos cuantos años interpretamos un musical, Allegiance, en Broadway que era sobre el efecto del internamiento en una familia japonesa americana. Junto a otros japoneses americanos fundamos el Museo Nacional de los Japoneses Americanos. Los gestores de las colecciones de allí dejaron objetos de nuestra colección para inspirar a los guionistas de The Terror: Infamy. Mi objetivo siempre ha sido concienciar y humanizar esta historia e institucionalizarla con un museo.

Me emociona que la historia del internamiento se dramatice a esta escala. En The Terror: Infamy tenemos una combinación importante de historia y horror para concienciar a los americanos. Nos hemos esforzado en intentar conectar y crear una nación que muestra por completo esta parte crítica de nuestra historia.

No te pierdas The Terror: Infamy. Todos los lunes en AMC a las 22:10.

Carolyn Koo para AMC.com

Más en el blog: Conoce a los protagonistas de The Terror: Infamy

THE-TERROR-S2-2

Comparte esta página